Maneras de contactar

Para contactar con nosotros upoaguilar@gmail.com
Puedes agregarnos en la red social de facebook: https://www.facebook.com/upoa.aguilardelafrontera




SOLIDARIDAD CON MARIO, JUNTOS LO CONSEGUIREMOS

SOLIDARIDAD CON MARIO, JUNTOS LO CONSEGUIREMOS
SOLIDARIDAD CON MARIO, JUNTOS LO CONSEGUIREMOS

UPOAguilarTV, nuestro canal de videotelevisión por internet.

19 de febrero de 2016

ESCARNIO.-

En los últimos días nos han restregado hasta el hartazgo un espectáculo "sin precedentes". Una diputada se ha presentado en el hemiciclo congresual con su bebé y con él se ha mantenido hasta que sus señorías han acabado de cumplir con la agotadora jornada laboral consistente en jurar su fidelidad al sistema burgués de democracia parlamentaria "el mayor cerrojo ideológico" del capital para mantener y consolidar su sistema de explotación y dominación. Es decir, el sistema de miseria -económica y cultural- para las clases populares en general y para la clase obrera en particular.

Y ¿para qué queremos más? Tirios y troyanos han dispuesto de una posibilidad más, unos con denuestos y otros con alabanzas, para mantener la farsa de sus discrepancias sin fin, sin que nada importante cambie lo más mínimo.
El espectáculo es uno de los que con gran probabilidad nos depare este nuevo esperpento de "La Corte de los….. Iluminados" en que se desenvuelve este reino de las Españas.

El acto de la diputada Bescansa es una auténtica burla, un escarnio para toda la clase trabajadora y con especial intensidad a las mujeres de esa clase que a diario, ellas sí, han de realizar jornadas brutalmente largas y agotadoras. La diputada Bescansa ignora, no se le pasa por la imaginación siquiera, que existen millones de trabajadoras que no pueden, tampoco pueden imaginarlo, dadas las actuales condiciones materiales de la producción ni mucho menos con las actuales relaciones sociales de producción, llevar a sus bebés o menos bebés a los centros de trabajo. La señora Bescansa ignora que hay cadenas de lavado y embalaje de hortalizas, cadenas conserveras, limpieza de habitaciones en hostelería, centros de atención de llamadas, dependientas….y un largo etcetera ocupados principalmente por mujeres en las que las necesidades del capital consisten en extenuarlas a tope y extraer de ellas el mayor jugo posible (plusvalía). Por tanto, no hay lugar para cuidar con afecto y apego a sus bebés, ni para dejárselo un ratito a su capataz-a mientras ellas charlan o se dan una vuelta con vistas.
No olvidamos tampoco a todos esos inexistentes hombres, para la burguesía y pequeña burguesía así como para el oportunismo más ramplón, que pretendieran ejercer alguna acción paternal con sus bebés en brazos cuando ingresan a diario en las profundas y peligrosas minas, en las embrutecedoras cadenas de montaje o albañiles en sus divertidos columpios llamados andamios, ni……..
La esperpéntica jarca de burguesía y pequeña burguesía sí ignora a la clase trabajadora. Con mayor precisión, una de sus tareas principales consiste en ocultar al máximo la existencia material de las clases, no sea que de ahí se pase a que lo realmente importante es el conflicto entre ellas y la clase trabajadora se disponga a resolverlo. Nos ofrecen entonces un entretenimiento con la muy intencionada y perversa intención de introducir en el imaginario colectivo, bien ensalzándolo por progre bien rechazándolo por propagandístico y en general con conatos varios de resabios de patriarcado, que la acción de la diputada Beteta es una muestra más de la insigne bondad de la capitalista democracia parlamentaria.
Los problemas de la mujer trabajadora y específicamente de la madre trabajadora sólo pueden resolverse en las condiciones de otras relaciones de producción sociales en que puedan materializarse mecanismos que atiendan las verdaderas necesidades de la clase trabajadora. Se requiere una socialización de enormes proporciones en muchas tareas, la instalación proporcionada de guarderías y centros de atención infantil, la reducción de tareas agotadoras y enfermizas…. También la disminución sustancial de la jornada de trabajo para todos, pero especialmente para aquel segmento de la clase que han de ejercer su condición de madres/padres.
Esas otras condiciones son las que habilita otra nueva sociedad, el socialismo-comunismo que al regirse por otras relaciones de producción, permite desde su inicio atender las necesidades materiales de la clase. Por esa sociedad hay que organizarse y luchar.

En definitiva, el acto de la diputada. Bescansa desde su eminencia pequeñoburguesa resulta una burla, un escarnio para la clase trabajadora. Una muestra más de la actual perversión ideológica e incapacidad intelectual y política de nuestra pequeña burguesía.