Maneras de contactar

Para contactar con nosotros upoaguilar@gmail.com
Puedes agregarnos en la red social de facebook: https://www.facebook.com/upoa.aguilardelafrontera




SOLIDARIDAD CON MARIO, JUNTOS LO CONSEGUIREMOS

SOLIDARIDAD CON MARIO, JUNTOS LO CONSEGUIREMOS
SOLIDARIDAD CON MARIO, JUNTOS LO CONSEGUIREMOS

UPOAguilarTV, nuestro canal de videotelevisión por internet.

23 de febrero de 2015

¡BASTA DE FALSAS ILUSIONES! LA NUEVA SOCIALDEMOCRACIA TRAS LA ESTELA DE SYRIZA

La Unión Europea y el Euro no se pueden reformar en beneficio de los pueblos. A pesar de las continuas demostraciones de este hecho, la nueva socialdemocracia se empeña en pregonar lo contrario aunque los primeros pasos de su punta de lanza, el nuevo gobierno griego, parecen encaminados a no tocar la esencia de los problemas de Grecia.

¿Quiere usted ser ahorcado con una soga de cuerda o con un lazo de guatiné? La primera pica, rasca y hace daño, la segunda sólo le molestará cuando le parta el cuello. Este es, en el fondo, el dilema que se está planteando a la opinión pública en cuanto a la situación política y económica que padece la mayoría social, obrera y popular, de varios países de Europa.
El escenario principal de esta representación es hoy en día Grecia, con su flamante nuevo gobierno SYRIZA-ANEL, pero tiene importantes ecos en nuestro país a través de los socios de SYRIZA como PODEMOS, Izquierda Unida y toda la gama de siglas que puedan existir entre uno y otro.
SYRIZA llega al gobierno griego y son muchos los que se suben al carro y pregonan a los cuatro vientos su apoyo al nuevo ejecutivo heleno, justifican su pacto con la derecha nacionalista de ANEL y promueven lecturas casi épicas de cada paso o cada declaración de Tsipras y compañía. Incluso hay quien, desde la soberbia que da la victoria electoral y desde la osadía del converso, acusa a los comunistas griegos de ser los culpables del pacto SYRIZA-ANEL al no haber querido apoyar al gobierno “de la izquierda radical” que se estrena con medidas tan izquierdistas y radicales como la privatización del puerto del Pireo.

La gestión capitalista presentada como única alternativa

Si somos un poco serios y no nos dejamos llevar por las prisas y las confusiones interesadas, lo que está pasando en los últimos tiempos, más evidente ahora con el cambio de gobierno griego, es un espectáculo encaminado a apuntalar en las conciencias la idea de que no existen más salidas a la actual situación que mediante la gestión capitalista en el marco de la Unión Europea y el Euro. La “refundación del capitalismo”, que en su día pregonó Nicolás Sarkozy, está en marcha y se ve que, para llevarla a cabo, son necesarias nuevas caras que le den un toque novedoso a discursos y prácticas bien conocidos.
En Grecia tenemos un buen ejemplo. Como la gestión capitalista del país por los gobiernos anteriores, fieles al dictado de los postulados neo-liberales predominantes en la economía política europea de nuestro tiempo, ha resultado ser un desastre para la mayoría social, se aúpa al gobierno a una formación que promete soluciones fáciles e inmediatas, que no suponen ninguna ruptura de fondo, y que plantea una gestión distinta de las consecuencias del desarrollo capitalista, sin que en ningún momento se ponga encima de la mesa de dónde vienen realmente los problemas que atenazan a la mayoría obrera y popular.
Si nos atenemos al debate económico que se está planteando ante el caso de la deuda griega, podemos ver que no están en juego dos modelos contrapuestos y antagónicos, sino dos formas distintas de entender cómo salir de una crisis capitalista sin abandonar el capitalismo. El ruido, las declaraciones altisonantes y las distracciones varias no deben hacer que olvidemos este dato. Tampoco los cuellos subidos, la camisa por fuera o la cara de malote del ministro de finanzas griego Varoufakis. En definitiva, la disputa actual entre el gobierno de Grecia y la Troika se da en términos mucho menos épicos de lo que algunos pintan.
Las dos caras de la gestión capitalista
El eje que vertebra la posición del gobierno SYRIZA-ANEL está en el denominado “Programa de Salónica” que, entre otras cosas, plantea un “New Deal europeo”. Este “nuevo acuerdo europeo” hace referencia a que se propone cambiar la tendencia mantenida hasta el momento, a través fundamentalmente del Pacto de Estabilidad, de contraer la inversión pública en la economía. Viene a ser como decir “hagamos lo que hizo Roosevelt en EEUU tras el crac del 29, que con ingentes cantidades de dinero público revitalizó la economía y logró que el impacto social de la crisis se mermara”. Sí, pero no.
Sí, pero no porque lo que el programa de SYRIZA parece olvidar es que lo que revitalizó la economía tras el crac del 29 fue, varios años después, una guerra mundial de catastróficas consecuencias en términos humanos y materiales.
Esto ocurre porque, aunque no se quieran ver, las particularidades del desarrollo capitalista son las que son, y no las que uno se quiera inventar. Las crisis capitalistas se superan, desde que el capitalismo es capitalismo, mediante la destrucción de fuerzas productivas y el reinicio del ciclo de reproducción en unas condiciones ventajosas para un sector de los capitalistas, no para todos.
Lo que está en debate, por tanto, son las dos visiones acerca de cómo llevar a cabo este reinicio del ciclo de reproducción capitalista: mediante la rebaja del precio de la fuerza de trabajo para dar más rendimiento al capital invertido o mediante el incremento de la capacidad de consumo de la mayoría social que permita una mayor realización del valor del capital invertido mediante la venta de mercancías. Dos alternativas que no se salen del marco de desarrollo capitalista, que no quieren poner el acento sobre la realidad de que es la propia dinámica capitalista la que genera las crisis y condena, con ello, al paro a millones de trabajadores y trabajadoras.
Las manipulaciones interesadas
En el caso específico de los países de la Unión Europea, la nueva socialdemocracia se basa en dos premisas falsas: la Unión Europea y el Euro están “mal” diseñados, por una parte, y los países escandinavos son un modelo a imitar, por otra.
Con un discurso bien estudiado, que alude a ciertos elementos introducidos en la mentalidad colectiva gracias al papel activo de la socialdemocracia clásica de Europa Occidental tras la II Guerra Mundial, los nuevos socialdemócratas pretenden hacerse fuertes sobre el planteamiento de que se puede diseñar “otra construcción europea y otro sistema del euro” o de que los servicios sociales escandinavos son mucho más completos porque “se pagan muchos impuestos y no hay evasión fiscal”.
Olvidan, no obstante, que los mecanismos de integración económica y monetaria bajo predominio de las relaciones capitalistas son siempre para beneficio de los capitalistas. ¿Cuál es esa otra Unión Europea de la que hablan? ¿Una que limite la libre circulación de mercancías, servicios, capital y trabajadores entre los distintos países miembros? ¿Acaso no es esa libre circulación precisamente la razón de ser de la UE?
Por otra parte, ¿por qué no se menciona que la economía noruega, por poner un ejemplo, se basa en la exportación de petróleo del Mar del Norte y que gran parte de los beneficios de ese petróleo se integran en un fondo soberano que resulta ser el mayor del mundoi y que es accionista de empresas como Repsol, Endesa, Gas Natural, Iberdrola, BSCH, BBVA, Telefónica, Ferrovial, Abertis o Grifols, entre otras muchasii? ¿Por qué no mencionan que ese mismo fondo fue titular de deuda pública griega, española, portuguesa, italiana e irlandesa en años recientes?
¿Debemos pensar entonces que los nuevos socialdemócratas de PODEMOS e Izquierda Unida buscan la cuadratura del círculo? Parece evidente, dado que dicen querer una “nueva UE” que ponga coto a la libertad de circulación del capital y las inversiones mientras reivindican un modelo basado en fondos soberanos que obtengan beneficio a partir de la especulación facilitada precisamente por la libre circulación de inversiones.
Qué pretenden realmente los nuevos socialdemócratas
La conclusión parece obvia, por tanto: los nuevos socialdemócratas, como los viejos, no quieren poner fin al capitalismo, quieren aprovecharse de él, quieren ser parte de “los ganadores” y no de “los perdedores”. Quieren más servicios públicos, sí, pero que estos servicios públicos sean sufragados con los beneficios del capital invertido en terceros países con las facilidades que ofrece la desregulación de la circulación de capitales. Sin duda posiciones de “rebeldía” y para “los de abajo”...
Ahora que el Partido de la Izquierda Europea (PIE), a través de SYRIZA, es por fin socio mayoritario de un gobierno, se van a ir desvelando sistemáticamente las verdaderas posiciones que hasta ahora sólo se veían parcialmente a través de la participación del PIE en gobiernos “de izquierda” como el que hasta hace poco ha gobernado Andalucía. Ahora, como socios mayoritarios de un gobierno no regional, sino estatal, veremos hasta dónde llegan las posiciones y el pragmatismo de los oportunistas reconvertidos en socialdemócratas, centrados en sostener o encabezar gobiernos burgueses, moviéndose en los estrechos márgenes que ofrecen la gobernabilidad burguesa.
La defensa a ultranza de las decisiones que tome el gobierno Tsipras será, sin duda, una de las principales características de sus socios españoles. Las campañas de “solidaridad” con el pueblo y (sobre todo) con el gobierno griegos serán otro de los caballos de batalla que querrán imponer al movimiento obrero y popular, hurtando el debate sobre qué medidas, y para qué objetivos, aplica realmente este nuevo gobierno.
La lucha ideológica que ya se está desarrollando exige que estemos muy atentos al desarrollo de los acontecimientos en Grecia y que seamos capaces de afinar la crítica sobre aquellos elementos que demuestran que, cuando un gobierno no pone en duda las bases económicas del capitalismo, gobierna para los capitalistas, no para el pueblo trabajador.
¡Combatiendo a la nueva socialdemocracia!

Ástor García