Maneras de contactar

Para contactar con nosotros upoaguilar@gmail.com
Puedes agregarnos en la red social de facebook: https://www.facebook.com/upoa.aguilardelafrontera




FERIA REAL 2017

FERIA REAL 2017
FERIA REAL 2017

UPOAguilarTV, nuestro canal de videotelevisión por internet.

29 de julio de 2013

ADAMUZ BUSCA LA FOSA DE LOS ÚLTIMOS REPRESALIADOS DE CÓRDOBA

A partir del 10 de agosto se inciarán los trabajos para ver si los restos de casi medio centenar de fusilados entre 1943 y 1949 siguen en el cementerio adamuceño
En la fosa común del cementerio de Adamuz, al fondo del todo, se sepultó entre 1943 y 1949 a la que está considerada como la última partida de maquis en la provincia de Córdoba: la conocida partida de Romera. En esos seis años, se enterraron en el camposanto adamuceño los cadáveres de entre 43 y 44 personas. Muchos eran guerrilleros de Sierra Morena que seguían luchando por un régimen que ya no existía. Otros, bastantes también, eran simples enlaces de los guerrilleros. Algunos, incluso, no tenían nada que ver con ellos.

El 10 de agosto, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa) se traslada hasta Adamuz. Dispone ya del permiso del Ayuntamiento de Adamuz y las distintas administraciones para investigar en Adamuz exactamente qué pasó con los fallecidos en esta fosa común y, sobre todo, si siguen allí enterrados. El portavoz de Aremehisa, Rafael Espino, explica que lo primero que se hará, precisamente, es saber si los huesos siguen en el cementerio de Adamuz. Disponen de un croquis y del testimonio, contradictorio muchas ocasiones, del sepulturero de la época.
También trabajan con un temor: a mediados de los 80 se metió una gran canalización de agua por el cementerio de Adamuz, próxima o sobre la fosa común. Las tuberías tienen un grosor de un metro y Aremehisa quiere saber si su construcción sacó los huesos y donde los trasladó, si no los sacó, si quedaron arriba o quedaron abajo. Por eso, lo primero que harán el 10 de agosto será excavar una cata de dos metros por dos metros por dos metros. El objetivo: saber si los cuerpos de los últimos guerrilleros de la provincia siguen ahí.
Para esta primera cata, Aremehisa ha tirado, como siempre, del voluntariado. A través de una pequeña llamada en su web, la asociación para la recuperación de la memoria histórica ha recibido correos electrónicos y llamadas de media España. “Se han apuntado gente de Toledo, de Ávila, de Cáceres, de Almería, de Murcia…”, enumera. Estos voluntarios trabajarán en la cata durante tres días. En el caso de que la excavación arroje resultados positivos y determine que se puede seguir buscando a los guerrilleros en el cementerio de Adamuz, Aremehisa pedirá los permisos correspondientes para abrir toda la fosa común. Entonces será un trabajo más complejo en el que probablemente necesitará la ayuda del georradar, tal y como hizo en la excavación de las docenas de fusilados en el cementerio de Aguilar de la Frontera.
La operación de Adamuz es fruto del trabajo de dos de los familiares de los que supuestamente están allí enterrados. Sus nombres son Araceli Pena Sanz de Girona y Guadalupe Martín Gómez residente en Cordoba, nietas respectivamente de Alfonso Sanz Martín nacido en Trevelez, (Granada) y muerto en una emboscada de la Guardia Civil en la sierra de Adamuz el 24 de agosto de 1947 y de Antonio Gómez Soto muerto en el arroyo Tamujoso de Adamuz el 3 de setiembre de 1948. Estas dos mujeres se han unido desde hace algo más de un año en una lucha por saber dónde están los restos de sus antepasados. Han acudido a archivos militares y civiles, han buscado en el Ayuntamiento de Adamuz y han trabajado con el Foro por la Memoria y Aremehisa, que es quien finalmente hará el trabajo de campo.
Guadalupe Martín Gómez inició su lucha después de muriera su madre, con la que desde el año 2003 venía pidiendo justicia para la memoria de su abuelo. A través de distintos artículos en prensa, solicitaba la colaboración de las administraciones en esta búsqueda que ya no podrá ver su madre. Las dos, en un reportaje publicado en Diario Córdoba en el año 2003, denunciaban que su padre y abuelo fue víctima de una injusticia. Un cuñado de Antonio Gómez Soto era maquis. Un día, mientras Antonio cuidaba el ganado en los montes de Adamuz, su cuñado, perseguido por la Guardia Civil, le pidió que no le identificara. Cuando los agentes descubrieron su coartada lo detuvieron en Adamuz durante un mes. Fue liberado y se trasladó con su familia a Córdoba para trabajar en una finca de Alcolea. Allí fue detenido en 1948 y a los pocos días fusilado. Ni su mujer ni sus hijos lo supieron hasta meses después. Margarita, la madre de Guadalupe, sospechaba que su padre fue ejecutado por un ajuste de cuentas.
Estas dos mujeres, en su ingente trabajo documental, apoyados por el profesor Antonio Ortiz, han identificado a gran parte de los fusilados que supuestamente reposan en la fosa común de Adamuz y han llegado a recopilar sus historias. Estas son:

LOS FUSILADOS EN ADAMUZ IDENTIFICADOS:

BARRIOS HERRUZO, Justo “Julio de Obejo”. Comunista, nació en Obejo (Córdoba) el 7 de noviembre de 1916. Campesino. Hermano de Eusebio Barrios. Ingresó en las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) en agosto de 1937 y en el PCE en mayo de 1940 en Salsigue (Aude, Francia). Durante la guerra del 36 fue soldado en la 68ª Brigada del Ejército Popular de la República. Exiliado, fue miembro de un grupo guerrillero francés desde septiembre a octubre de 1943. El 1 de noviembre de 1944 se incorporó a la 11ª Brigada de la 204ª División de la Agrupación de Guerrilleros Españoles. Miembro del grupo de guerrilleros “Andalucía III”, enviado por el PCE a España en 1945 al mando de Antonio Crespo. Miembro de la 32ª División de la 3ª Agrupación Guerrillera de Córdoba, al mando de Claudio Romera “Romera”. Según el profesor Francisco Moreno Gómez, el comandante Machado, de Villanueva, tuvo conocimiento, por confidencias de José “Chunga” de una reunión que iban a celebrar los hombres de “Romera” en los montes de Adamuz (Córdoba), en la noche del 20 al 21 de agosto de 1947. Tras organizar una emboscada o apostadero en la falda del cerro Los Calastros, entre las fincas Los Remochos y Los Castaños, fue abatido Justo Barrios “Julio de Obejo”, integrante de la guerrilla de Rafael “Lindo”. Aguado señala como guerrillero muerto en la emboscada al llamado “Rubio el de Obejo”. Según Francisco Moreno: “Justo se había incorporado a la sierra un año antes, después que visitó a un hermano exiliado en Francia y regresó muy motivado políticamente”.
BLANCAS PINO, Francisco “Veneno”. Comunista, nació en Adamuz (Córdoba) el 30 de noviembre de 1919. Hijo de Francisco Blancas Vallejo y de Dolores Pino Redondo, jornaleros. Uno de sus hermanos murió en la guerra y el otro, al terminar ésta, encarcelado y condenado a muerte. Su madre tuvo que irse de Adamuz, viviendo clandestinamente hasta su muerte. Según Alfonso Domingo: “Cuando acabó la Guerra Civil [Veneno] fue hecho prisionero en Barcelona; desde allí le trajeron a su provincia natal, donde fue condenado el 20 de enero de 1940 a la pena de muerte. Conmutada la pena, pasó por muchas prisiones: Pamplona, Burgos, Astorga, Santiago de Compostela. Trabajó asimismo como prisionero en el Alcázar de Toledo. Su suerte comenzó a cambiar cuando le trasladaron a la colonia penitenciaria de Talavera de la Reina. Allí tenían que construir un canal en el río Alberche, dentro de los planes de regadío de las cuencas de ese río y del Tajo. Una noche se fugó con otros dos penados y huyeron a la sierra”. Tras su evasión de la Colonia Penitenciaria de Talavera de la Reina (Toledo), el 18 de octubre de 1944, junto a Gerardo Donato “Tito” y Ambrosio Fernández “Romero”, estuvo al frente de un grupo en Ciudad Real, formado por destacados guerrilleros cacereños como Aurelio Rodríguez “Viriato” y Lorenzo Toribio “Parachuta”. A finales de octubre de 1944 llegó a la zona de Castañar de Ibor (Cáceres), incorporándose tras su constitución a la 13ª División de la Agrupación Guerrillera de Extremadura, al mando de Joaquín Ventas “Chaquetalarga”, como jefe de guerrilla. Se movían por el sur de Cáceres, entre Ciudad Real y Badajoz. Según Benito Díaz: En la primavera de 1946, “Chaquetalarga” licenció al grueso de sus hombres, buscando como único horizonte la huida a Francia. Dadas las circunstancias, Cáceres y Toledo se consideraban “quemadas”, “Veneno” dejó Cáceres, integrándose en la Agrupación Guerrillera de Ciudad Real, donde dirigió la 2ª guerrilla de la 23ª División. Le acompañaban Lorenzo Toribio “Parachuta”, Esteban Navas “Peñas Negras”, Miguel Barba “Jesús”, Atanasio Herrera “Chato”, José Cardoso “Terremoto” y Manuel Hidalgo “Palmero”. Más tarde se incorporaron Bonifacio García “Hijo del Eléctrico” y Aurelio Rodríguez “Viriato”, mientras que “Terremoto” se fue con Manuel Camacho “Recoba”. Al principio, dotaron a sus actuaciones de un fuerte contenido político, como la voladura, en las proximidades de Ciudad Real, de la línea férrea Madrid-Badajoz el 2 de enero de 1947, o la muerte del secretario local del Ayuntamiento de Poblete (Ciudad Real). Luego su actividad se redujo a los pequeños robos y a los secuestros, sin faltar las muertes, como las de tres personas, el 16 de abril de 1947, en la finca Hornias. Tras la detención de Dionisio Castellanos “Palomo”, jefe de la Agrupación, y la colaboración de varios de sus dirigentes con las fuerzas represoras, la guerrilla de “Veneno” llevará una vida independiente, confundiéndose a veces sus acciones con las del grupo liderado por Eugenio Herrera “Cuquillo”. Su radio de acción se centró en las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cáceres y Badajoz. Confeccionaban propaganda política con una máquina de escribir que un enlace les compró en Madrid. Tenían dos sellos de madera, uno con la palabra El Guerrillero y otro con Lucha y El Comité, con la hoz y el martillo. Con las muertes de “Manco de Agudo”, “Comandante Honorio” y “Parrala”, Blancas Pino “Veneno” se quedó sólo en la zona Centro, con cuatro hombres más, decidiendo “pegarse al terreno”. Se ocultó en Cañamero (Cáceres), aunque de vez en cuando hizo alguna incursión por los Montes de Toledo y Ciudad Real. Según testimonio de Raimundo Gómez “Regeles” (DÍAZ, Benito, 2001, 289), en los primeros años de la década de los cincuenta proporcionó, por indicación del PCE, víveres, propaganda, municiones y explosivos a la guerrilla de “Veneno”.[1] El 5 de junio de 1952 secuestraron a Francisco Acevedo en Los Navalucillos, obteniendo 30.000 pesetas de rescate. El 23 de abril de 1953 fue herido durante un atraco en la finca Casa Salinas, término de Piedrabuena (Ciudad Real). Como los huesos de varios dedos se le habían quedado sin carne, “Parachuta” se los cortó con una tenacilla, sin anestesia. A mediados de 1954 se entregó “Peñas Negras”. A pesar de sus confidencias, la guardia civil no tuvo éxito en su intento de capturar o eliminar a los componentes de la partida liderada por “Veneno”, que encontraron refugio en la casa de unos familiares que “Viriato” tenía en Valencia de Alía (Cáceres). En mayo de 1955, cuando vieron que el cerco de las fuerzas de orden público había perdido intensidad, los cuatro integrantes de la partida –Francisco Blanca “Veneno”, Bonifacio García “Hijo del Eléctrico”, Lorenzo Toribio “Parachuta” y Aurelio Rodríguez “Viriato”- iniciaron el viaje que les llevaría a Francia. Según Benito Díaz, tras presentarse a los gendarmes franceses fueron llevados a Bayona y entregados a las autoridades militares, quienes les pusieron en la disyuntiva de enrolarse en la Legión o ser entregados a las autoridades franquistas. “Parachuta” aceptó alistarse, siendo destinado a Argelia. Los otros, después de muchos esfuerzos, consiguieron quedarse. A “Veneno” lo consideraron de baja por faltarle dos dedos de una mano y estuvo a punto de ser enviado a España. Tras permanecer retenido en un hotel durante 25 días, fue puesto en libertad con la condición de no residir en provincias que limitasen con la frontera española, encontrando un trabajo en el Ayuntamiento de Nancy.
BLANCAS PINO, Francisco “Veneno”. Comunista, nació en Adamuz (Córdoba) el 30 de noviembre de 1919. Hijo de Francisco Blancas Vallejo y de Dolores Pino Redondo, jornaleros. Uno de sus hermanos murió en la guerra y el otro, al terminar ésta, encarcelado y condenado a muerte. Su madre tuvo que irse de Adamuz, viviendo clandestinamente hasta su muerte. Según Alfonso Domingo: “Cuando acabó la Guerra Civil [Veneno] fue hecho prisionero en Barcelona; desde allí le trajeron a su provincia natal, donde fue condenado el 20 de enero de 1940 a la pena de muerte. Conmutada la pena, pasó por muchas prisiones: Pamplona, Burgos, Astorga, Santiago de Compostela. Trabajó asimismo como prisionero en el Alcázar de Toledo. Su suerte comenzó a cambiar cuando le trasladaron a la colonia penitenciaria de Talavera de la Reina. Allí tenían que construir un canal en el río Alberche, dentro de los planes de regadío de las cuencas de ese río y del Tajo. Una noche se fugó con otros dos penados y huyeron a la sierra”. Tras su evasión de la Colonia Penitenciaria de Talavera de la Reina (Toledo), el 18 de octubre de 1944, junto a Gerardo Donato “Tito” y Ambrosio Fernández “Romero”, estuvo al frente de un grupo en Ciudad Real, formado por destacados guerrilleros cacereños como Aurelio Rodríguez “Viriato” y Lorenzo Toribio “Parachuta”. A finales de octubre de 1944 llegó a la zona de Castañar de Ibor (Cáceres), incorporándose tras su constitución a la 13ª División de la Agrupación Guerrillera de Extremadura, al mando de Joaquín Ventas “Chaquetalarga”, como jefe de guerrilla. Se movían por el sur de Cáceres, entre Ciudad Real y Badajoz. Según Benito Díaz, en la primavera de 1946, “Chaquetalarga” licenció al grueso de sus hombres, buscando como único horizonte la huida a Francia. Dadas las circunstancias, Cáceres y Toledo se consideraban “quemadas”, “Veneno” dejó Cáceres, integrándose en la Agrupación Guerrillera de Ciudad Real, donde dirigió la 2ª guerrilla de la 23ª División. Le acompañaban Lorenzo Toribio “Parachuta”, Esteban Navas “Peñas Negras”, Miguel Barba “Jesús”, Atanasio Herrera “Chato”, José Cardoso “Terremoto” y Manuel Hidalgo “Palmero”. Más tarde se incorporaron Bonifacio García “Hijo del Eléctrico” y Aurelio Rodríguez “Viriato”, mientras que “Terremoto” se fue con Manuel Camacho “Recoba”. Al principio, dotaron a sus actuaciones de un fuerte contenido político, como la voladura, en las proximidades de Ciudad Real, de la línea férrea Madrid-Badajoz el 2 de enero de 1947, o la muerte del secretario local del Ayuntamiento de Poblete (Ciudad Real). Luego su actividad se redujo a los pequeños robos y a los secuestros, sin faltar las muertes, como las de tres personas, el 16 de abril de 1947, en la finca Hornias. Tras la detención de Dionisio Castellanos “Palomo”, jefe de la Agrupación, y la colaboración de varios de sus dirigentes con las fuerzas represoras, la guerrilla de “Veneno” llevará una vida independiente, confundiéndose a veces sus acciones con las del grupo liderado por Eugenio Herrera “Cuquillo”. Su radio de acción se centró en las provincias de Toledo, Ciudad Real, Cáceres y Badajoz. Confeccionaban propaganda política con una máquina de escribir que un enlace les compró en Madrid. Tenían dos sellos de madera, uno con la palabra El Guerrillero y otro con Lucha y El Comité, con la hoz y el martillo. Con las muertes de “Manco de Agudo”, “Comandante Honorio” y “Parrala”, Blancas Pino “Veneno” se quedó sólo en la zona Centro, con cuatro hombres más, decidiendo “pegarse al terreno”. Se ocultó en Cañamero (Cáceres), aunque de vez en cuando hizo alguna incursión por los Montes de Toledo y Ciudad Real. Según testimonio de Raimundo Gómez “Regeles”, en los primeros años de la década de los cincuenta proporcionó, por indicación del PCE, víveres, propaganda, municiones y explosivos a la guerrilla de “Veneno”.[2] El 5 de junio de 1952 secuestraron a Francisco Acevedo en Los Navalucillos, obteniendo 30.000 pesetas de rescate. El 23 de abril de 1953 fue herido durante un atraco en la finca Casa Salinas, término de Piedrabuena (Ciudad Real). Como los huesos de varios dedos se le habían quedado sin carne, “Parachuta” se los cortó con una tenacilla, sin anestesia. A mediados de 1954 se entregó “Peñas Negras”. A pesar de sus confidencias, la guardia civil no tuvo éxito en su intento de capturar o eliminar a los componentes de la partida liderada por “Veneno”, que encontraron refugio en la casa de unos familiares que “Viriato” tenía en Valencia de Alía (Cáceres). En mayo de 1955, cuando vieron que el cerco de las fuerzas de orden público había perdido intensidad, los cuatro integrantes de la partida –Francisco Blanca “Veneno”, Bonifacio García “Hijo del Eléctrico”, Lorenzo Toribio “Parachuta” y Aurelio Rodríguez “Viriato”- iniciaron el viaje que les llevaría a Francia. Según Benito Díaz, tras presentarse a los gendarmes franceses fueron llevados a Bayona y entregados a las autoridades militares, quienes les pusieron en la disyuntiva de enrolarse en la Legión o ser entregados a las autoridades franquistas. “Parachuta” aceptó alistarse, siendo destinado a Argelia. Los otros, después de muchos esfuerzos, consiguieron quedarse. A “Veneno” lo consideraron de baja por faltarle dos dedos de una mano y estuvo a punto de ser enviado a España. Tras permanecer retenido en un hotel durante 25 días, fue puesto en libertad con la condición de no residir en provincias que limitasen con la frontera española, encontrando un trabajo en el Ayuntamiento de Nancy.
CABALLERO COLETO, Bartolomé. Villanueva de Córdoba. Hermano del guerrillero Juan “Hebrero”. En la primavera de 1940, encontrándose haciendo carbón en el cortijo de los Marines, en el Barranco de los Pobos, término de Adamuz (Córdoba), fue apresado por la Legión y torturado, siendo más tarde puesto en libertad.
CEBRIÁN FERNÁNDEZ, Francisco. Comunista de Adamuz (Córdoba). El 10 de septiembre de 1949 fue asesinado por la guardia civil en Arroyo Perojil, término de Adamuz.
COLETO DÍAZ, José “Claudio”. Vecino de Villanueva de Córdoba. Minero. Fue detenido el 15 de junio de 1948, al igual que Juan García, labrador, y Genaro Ruiz, jornalero. A Pedro Coleto fueron a buscarlo a una mina de Villanueva del Duque (Córdoba), donde trabajaba. Dos días más tarde los sacaron del arresto municipal donde se encontraban, simulando un traslado a la prisión provincial. Al pasar Adamuz (Córdoba), en el lugar conocido como Las Mojoneras, les bajaron del vehículo y sin más trámites les aplicaron la “ley de fugas”. Tenía 45 años.
GARCÍA SERRANO, Juan “Maleno”. Villanueva de Córdoba. Campesino. En el marco de la represión contra los “del llano”, fue detenido a mediados de junio junto a Pedro Coleto “Claudio” y Genaro Ruiz Zamora. Dos días más tarde, el 17 de junio de 1948 los sacaron hacia Córdoba, simulando su traslado a la prisión provincial. Según Francisco Moreno, al pasar Adamuz, en el lugar conocido como La Mojonera, les aplicaron la “ley de fugas” y dejaron sus cadáveres en la cuneta.
GÓMEZ SOTO, Antonio “Manco de Adamuz”. Natural de Albuñán (Granada); vecino de Alcolea (Córdoba). Jornalero. El 3 de septiembre de 1948 le fue aplicada la “ley de fugas”, junto a Rafael Quesada “Perejil”, en el arroyo Tamujoso, término de Adamuz (Córdoba), en el marco de la represión contra “el llano”. Según Francisco Moreno, la guardia civil les colocó los apodos para darles apariencia de guerrilleros.
JIMÉNEZ CONDE, Miguel “Lagartijo”. Villanueva de Córdoba. Hermano de Diego “Lagartijo”. En 1939 se marchó a la sierra de Córdoba, tras presentarse la guardia civil en su casa. En la primavera de 1940, Juan Caballero “Hebrero” le mató en la sierra de Adamuz (Córdoba), al parecer por manifestar “Lagartijo” su intención de entregarse. El hecho fue desaprobado por el resto de huidos, recibiendo “Perica” el encargo de ajusticiar a “Hebrero”.
JORDÁN JIMÉNEZ, José “Campitos”. Vecino de Adamuz (Córdoba). Huido cordobés.
LAGARES GONZÁLEZ, Francisco “Sojito” o “Jaime”. Comunista, natural de La Palma del Condado (Huelva). Estuvo muy ligado al grupo de Julián Caballero y fue asistente-enlace del Estado Mayor de la 3ª Agrupación Guerrillera, Córdoba. El 8 de mayo de 1946, un grupo al mando de “Sojito” ahorcó en Hornachuelos (Córdoba) a dos vecinos “por ser caracterizados criminales y buscar los pies de los guerrilleros”, según nota que dejaron justificando las represalias. El 13 de septiembre de 1947 fue muerto en un encuentro con la guardia civil en las inmediaciones del pantano del Guadalmellato, en el término de Adamuz (Córdoba).
LINDO MARTÍNEZ, Bartolomé. Nació el 7 de febrero de 1916 en Adamuz (Córdoba). Procedente del Stalags o prisión II-A (Neubrandenburg), ingresó en el campo de concentración de Mauthausen el 25 de mayo de 1941, con el número 4.203. Fue liberado por los aliados el 5 de mayo de 1945.
LÓPEZ MOYA, Pedro. Comunista, nació el 10 de octubre de 1914 en Adamuz (Córdoba). Campesino. Refugiado en Francia, tras su liberación, se incorporó como soldado a la 102ª División de la Agrupación de Guerrilleros Españoles. El 27 de noviembre de 1944 pasó a España, formando parte de un grupo de 10 guerrilleros al mando de Ramón Lastiesas Escolano.
LUQUE LINDO, Diego “Lindo” o “El de la Tía Frasca”. Comunista de Adamuz (Córdoba). Hermano de Rafael Luque “Rafaelito El Lindo”. Detenido por pequeños hurtos y labor de enlace, en 1940 se escapó de la cárcel, marchando al monte. Pasó a formar parte del grupo dirigido por Claudio Romera “Romera” en los montes de Adamuz (Córdoba), donde coincidirán con “Los Jubiles”. Miembro de la 32ª División de la Agrupación Guerrillera de Córdoba, al mando de “Romera”, en la 2ª Guerrilla, dirigida por su hermano Rafael. El 11 de febrero de 1946 logró escapar a la encerrona preparada por la guardia civil en el cortijo Venta del Cerezo, término de Villanueva, tras ser informada por “Chunga” de una reunión que se iba a celebrar en aquel lugar a la que asistirían 12 guerrilleros. Tras la cena, fueron acribillados dos de ellos, Basilio Villarreal “Panza” y Juan Rodríguez “Tuerto”, y apresado un tercero. El resto se salvó al permanecer ocultos en los alrededores y no pasar a cenar a la casa. En mayo de 1948 fue desmantelada la base de El Vadillo, utilizada con frecuencia por “Los Lindos”. Encontrándose en ella, aprovisionándose, llegó la guardia civil, logrando escapar del lugar. El 12 de julio de 1949, “Romera” y “Lindo” dieron muerte al labrador José Molina Díaz, de Villanueva de Córdoba, porque se negaba a facilitarles ganado, dando cuenta en el cuartel. El 28 de agosto de 1949, tras una operación de espera durante once días, la guardia civil detectó la presencia de “Lindo” en Peña Alcón, término de Adamuz. Cuando se vio perdido, se suicidó de un disparo en el corazón.
LUQUE LINDO, Rafael “Rafaelito El Lindo”. Guerrillero de Adamuz (Córdoba). En 1939 se marchó al monte, uniéndose al grupo dirigido por Claudio Romera “Romera” en los montes de Adamuz, donde coincidirán con “Los Jubiles”. Lugarteniente de “Romera”, jefe de la 32ª División de la Agrupación Guerrillera de Córdoba, dirigiendo una de sus guerrillas. El 11 de febrero de 1946 logró escapar a la encerrona preparada por la guardia civil en el cortijo Venta del Cerezo, término de Villanueva (Córdoba), tras ser informada por “Chunga” de una reunión que se iba a celebrar en aquel lugar a la que asistirían 12 guerrilleros. Tras la cena, fueron acribillados dos de ellos, Basilio Villarreal “Panza” y Juan Rodríguez “Tuerto”, y apresado un tercero. El resto se salvó al permanecer ocultos en los alrededores y no pasar a cenar a la casa. Actuó cerca de Pozoblanco (Córdoba). Entre 1947 y 1948 tuvo una de sus mejores bases en el cortijo El Vadillo. Encontrándose en ella, aprovisionándose, llegó la guardia civil, logrando escapar del lugar. El 15 de abril de 1948, la guerrilla de “Rafaelito El Lindo” ahorcó a Valentín Gómez en el cortijo La Eliseda, donde dos años antes había sido acribillado Juan Ruiz “Capitán Carrete”. En 1948 la guerrilla de “Rafaelito El Lindo” ajustició a Antonio Guijo “Terrones”, al norte de Córdoba. En mayo de 1948 fue desmantelada la base de El Vadillo, utilizada con frecuencia por “Los Lindos”. Encontrándose en ella, aprovisionándose, llegó la guardia civil, logrando escapar del lugar. A mediados de diciembre de 1948 varios guerrilleros se presentaron en la finca Fuente de la Sierra y ahorcaron a dos hermanos de Pozoblanco. Muerto el 1 de abril de 1949 en el cerro La Garita, término de Obejo (Córdoba), junto a José Luna “Cartón”.
MARTÍNEZ LÓPEZ, Manuel “Carrasco”. Vecino de Adamuz (Córdoba). Marcha a la sierra en 1939, uniéndose a la partida liderada por Claudio Romera “Romera” y Pedro Muñoz “Perico el Manco” en los montes de Adamuz). En el trienio 1940-1942 tuvieron frecuentes contactos con “Los Jubiles”. Se desconoce su final.
MEJÍAS CEREZO, Juan. Vecino de Adamuz (Córdoba). Jornalero. El 8 de marzo de 1948, le aplicaron la “ley de fugas”, junto a Pedro Moya, hermano de “Castaño”, en el cortijo El Portezuelo, término de Pozoblanco (Córdoba), en venganza por la muerte de Pedro Rubio “Mocoso” a manos de la guerrilla.
MERCHÁN VERGARA, Pedro “Paisano” o “Antonio”. Comunista, nació en Adamuz (Córdoba) en 1909. Salió de Francia en octubre de 1944. Según “Ibáñez”: “Se le confió un cargo de responsabilidad: su grupo iba formado por 8 hombres. Se establecieron en Aldea del Marqués, Santa Cruz de Moya (Cuenca). Llegaron a ser 10 y operaban dando golpes para sostenerse. Con ellos iba como responsable el provocador “DELICADO””. Según Josep Sánchez, tras la reunión celebrada en agosto de 1946 en las Cuevas del Regajo en Camarena de la Sierra (Teruel), de donde saldría el organigrama de la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón, “Paisano” pasó a dirigir un batallón del 11º Sector, a las órdenes de Florián García “Grande”. Según “Ibáñez”, desde agosto de 1946 a a febrero de 1947 actuó como segunda jefe del grupo de “Ibáñez”. Tras el asalto el 7 de marzo de 1947 de los dos principales campamentos del 5º Sector, éste quedó disuelto, pasando los hombres que lo formaban a las órdenes de “Grande” quien montó dos nuevas compañías mandadas respectivamente por “Paisano” y Manuel Montorio “Chaval”. En marzo de 1947 la unidad dirigida por “Paisano” será una de las seis participantes en los operativos montados con ocasión de la visita de Franco a Valencia. Poco más tarde, al extenderse la acción de la guardia civil por la provincia de Cuenca, la compañía de “Paisano” se vio obligada a abandonar su campamento, refugiándose once de sus miembros en el de “Grande” y el resto en el de “Maño”. En el verano de 1947 aparece como jefe de una de las dos compañías en que estaba previsto se dividiera el 5º Sector, el cual estaba reorganizándose tras ser desmantelados por la guardia civil sus dos principales campamentos. A principios de 1948 estaba como jefe de uno de los dos batallones que formaban el 5º Sector, a las órdenes de “Medina”. En 1949 establece su campamento en San Martín de Boniches (Cuenca), actuando en la franja norte de Cuenca y los límites con el 11º Sector por el este. Más tarde se incorporó al 11º Sector de “Grande”. En 1951, acompañó a José Gros cuando éste fue a encontrarse con “José”, tras el viaje de éste a Francia para informar de la situación de enfrentamiento que vivía la Agrupación. El domingo de Ramos, mientras dormían, Isaías Jiménez “Maquinista” lanzó una bomba contra el grupo donde se encontraba Gros, si bien no estalló. Murió el 15 de mayo de 1952 un día antes de la evacuación al acercarse a una estafeta cercana a Casas de Moya, en Camp de Roures (Valencia), para comprobar que no había novedades. En ella la guardia civil había montado un apostadero, tras declarar el “Manco de la Pesquera” al ser detenido la ruta que iban a seguir los guerrilleros en su evacuación a Francia. Según “Grande”: “…era un hombre que no tenía ninguna debilidad y observaba las directrices de los Estatutos a rajatabla. Le mataron por una traición del ‘Manco la Pesquera’”.
MUÑOZ VEGA, Pedro “Perico el Manco” o “Manco”. Guerrillero de Adamuz (Córdoba). En 1939 formó partida con Claudio Romera “Romera”, dirigiendo uno de sus grupos. En 1945 se incorporó a la Agrupación Guerrillera de Córdoba, como delegado político del 160º Batallón de la 32ª División, al mando de “Romera”. Muerto el 6 de enero de 1949 en el hotel Romeral de Córdoba, cuando se encontraba negociando su entrega. Tenía 52 años, casado con Mª Jesús Ruiz Jordán.
PÉREZ ORTEGA, Diego “Inglés”. Vecino de Adamuz (Córdoba). En 1941, al ser detenido su padre por enlace y temer él lo mismo, se marchó a la sierra, uniéndose al grupo dirigido por Claudio Romera “Romera”. Se le atribuye la muerte del capitán de la guardia civil Paulino Martín Santos, el 29 de mayo de 1944, en el kilómetro 77 de la carretera Córdoba-Almadén, cuando iba en el coche de línea. Miembro de la 3ª Agrupación Guerrillera, Córdoba. El 13 de junio de 1946, encontrándose ocultos en un rastrojo de la finca El Dorado, de Pozoblanco (Córdoba), fueron denunciados por el dueño de ésta. Una fuerte tropa de guardias civiles, municipales y falangistas se presentó en el lugar, acribillando a los tres guerrilleros que se encontraban en el lugar: Diego Pérez “Inglés”, de 27 años, Isidoro González “Roao” y Pedro Jaut “Bicho”.
“PERICO EL MANCO”. Dirigió una partida en la zona de Adamuz (Córdoba).
PLAZA MEJÍAS, José “Burraco” o “Chimeno”. Vecino de Adamuz (Córdoba). A finales de 1939 o comienzos de 1940 se unió a la guerrilla, en las partidas de Claudio Romera “Romera” y “Perico el Manco”. Miembro de la 32ª División de la Agrupación Guerrillera de Córdoba, al mando de Claudio Romera “Romera”. Según Francisco Moreno, en una ocasión, en compañía de “Caraquemá” llegaron al cortijo Los Cotos, “Caraquemá” sacó una bandera republicano y dio un mitin. El 22 de septiembre de 1948 se presentó con “Caraquemá” en el cortijo Puerto Luna, de Pozoblanco (Córdoba). Al preguntar “Caraquemá” a los caseros sobre lo que pasaba en el pueblo, éstos le informaron de la muerte de cuatro personas, entre ellas la madre y una hermana de “Caraquemá”. Fue ajusticiado por sus compañeros en 1948.
QUESADA CARVAJAL, Rafael “Perejil”. Natural de Villafranca; vecino de Alcolea, Córdoba. Jornalero de 35 años. El 3 de septiembre de 1948 le aplicaron, junto a Antonio Gómez Soto, la “ley de fugas” en el arroyo Tamujoso, término de Adamuz (Córdoba). Según Francisco Moreno, el apodo de “Perejil” le fue puesto por la guardia civil para hacerle pasar por guerrillero.
REDONDO MONTEAGUDO, Juan A. “Once Nudos”. Natural de Adamuz (Córdoba). Enlace de la guerrilla cordobesa. Asesinado el 11 de noviembre de 1948 junto al arroyo Tamujoso, término de Adamuz. Tenía 57 años.
ROMERA BERNAL, Claudio “Romera”. Socialista de Adamuz (Córdoba). Fugitivo desde el final de la guerra, por su implicación en los sucesos revolucionarios de 1936 en Adamuz. Dirigió una partida en la zona de Adamuz. En el trienio 1940-1942 tuvieron frecuentes contactos con “Los Jubiles” en los montes de Adamuz. Jefe de la 32ª División de la 3ª Agrupación Guerrillera de Córdoba. Llevó una vida muy independiente al este de la sierra de Córdoba, desde Pozoblanco y Villanueva de Córdoba hasta Adamuz (Córdoba). En marzo de 1946 la partida de “Romera” dio muerte al guardia civil Ángel calleja, del puesto de Alcaracejos (Córdoba). El 11 de febrero de 1946 perdió a tres hombres en el cortijo Venta del Cerezo, donde iban a celebrar una reunión doce guerrilleros, debido a la información facilitada al comandante Machado por José Martínez “Chunga”. Gracias también al servicio de “Chunga”, en la noche del 24 al 25 de abril las fuerzas represivas dieron muerte en el cerro del Quejido, término de Montoro (Córdoba), a Alfonso Nevado “Nevado” y cuatro compañeros más. En noviembre de 1947, cuando un grupo de guerrilleros de “Romera” se encontraban en el cortijo La Estrella, en Espiel (Córdoba), se presentaron un cabo y tres guardias. Los guerrilleros se hicieron fuertes y se aprestaron a la defensa. Los guardias enviaron a por refuerzos. Cuando llegaban 80 guardias, provistos de un mortero, los guerrilleros se escaparon con cánticos revolucionarios. En 1949, “Romera” y Diego “Lindo” deambulan, ya casi en solitario, por la zona de Adamuz. El 12 de julio de 1949 ahorcaron al labrador José Molina Díaz, de Villanueva de Córdoba, porque se había negado a facilitarles ganado y había dado cuenta en el cuartel. Tras captar al enlace que tenían por la Peña del Alcón, Ángel Sánchez, una patrulla de guardias hizo la “espera” en este lugar, detectando la presencia de “Lindo” el 28 de agosto. Cuando se vio perdido, se suicidó. El 11 de septiembre de 1949, fue eliminado “Romera” al presentarse en la finca Moradillas del Cuadrado, término de Adamuz, donde le estaba “esperando” la guardia civil desde hacía varios días.
RUIZ ZAMORA, Genaro. Villanueva de Córdoba. Jornalero. A mediados de junio fue detenido, junto a Juan García “Maleno” y Pedro Coleto “Claudio”, en Villanueva. Los tuvieron dos días en el arresto municipal. A Genaro fueron a buscarlo a una finca de Ciudad Real. En la mañana del 17 de junio los sacaron hacia Córdoba capital, aplicándoles la “ley de fugas” al llegar al lugar Las Mojoneras, término de Adamuz. Dejaron sus cadáveres en la cuneta.
SALINAS BOYERO, Bartolomé “Chivito”. Bujalance (Córdoba). Antiguo enlace, en enero de 1942, en plena recolección de la aceituna, se fue a la sierra, uniéndose a la partida de “Los Jubiles”. Se marchó al recibir la notificación del servicio militar y negarse a servir “al de la cabeza gorda”. Antes de salir hacia la sierra, dieron un golpe de suministro en el cortijo de María Aparicio, de Bujalance, llevándose siete bestias cargadas de víveres. En el otoño de 1942, tras la detención de “Paco Simón” y la muerte de “Moreno”, quedó perdido, acudiendo a los montes de Adamuz (Córdoba) al amparo de Claudio Romera “Romera” y Pedro Muñoz “Perico el Manco”. En la navidad de 1942, “Los Jubiles” enviaron a recoger a “Chivito”, pero lo vieron enfermo y lo devolvieron otra vez a los montes de Adamuz porque allí estaba mejor asistido. Murió poco después, en 1943, de pulmonía.
SÁNCHEZ MARTÍN, Alfonso “Corneta”. Nacido en Granada; vecino de Adamuz (Córdoba). En 1939 se unió a la partida dirigida por Claudio Romera “Romera” y Pedro Muñoz “Perico el Manco” en los montes de Adamuz (Córdoba). El 24 de agosto de 1947 fue muerto en Adamuz por la guardia civil. Tenía 40 años.
SÁNCHEZ TENA, Ángel. Vecino de Adamuz (Córdoba). Enlace por la Peña Alcón de la Agrupación Guerrillera de Córdoba. En el verano de 1949 fue captado por la guardia civil.
SÁNCHEZ TORRALBO, Bernabé “Aparato”. Vecino de Adamuz (Córdoba). Campesino. El 20 de septiembre de 1948 le fue aplicada la “ley de fugas” junto al arroyo Valdelaguerra, término de Adamuz.
SÁNZ MARTÍN, Alfonso “Corneta”. Nacido en Granada; vecino de Adamuz (Córdoba). En 1939 se unió a la partida dirigida por Claudio Romera “Romera” y Pedro Muñoz “Perico el Manco” en los montes de Adamuz. En julio de 1943 se incorporó al grupo de los “Jubiles”. El 24 de agosto de 1947 fue muerto en Adamuz por la guardia civil. Tenía 40 años.

TORRECILLA ALIAS, Pedro. Natural de Adamuz (Córdoba) y vecino de Villafranca (Córdoba). Fue asesinado el 26 de octubre de 1948 en el arroyo Tamujoso, carretera de Adamuz a Villafranca, en el marco de la represión contra los del llano. Tenía 46 años.