Maneras de contactar

Para contactar con nosotros upoaguilar@gmail.com
Puedes agregarnos en la red social de facebook: https://www.facebook.com/upoa.aguilardelafrontera




XXXII MARCHA A ROTA

XXXII MARCHA A ROTA
XXXII MARCHA A ROTA

UPOAguilarTV, nuestro canal de videotelevisión por internet.

11 de noviembre de 2016

DECLARACIÓN DEL SECRETARIADO POLÍTICO DEL CC DEL PARTIDO COMUNISTA DE LOS PUEBLOS DE ESPAÑA

La victoria electoral de Trump evidencia las verdaderas intenciones del bloque oligárquico estadounidense en el próximo periodo
La elección de Donald Trump, como Presidente de la mayor potencia imperialista, expresa con rotundidad la magnitud de la crisis general y estructural del sistema capitalista, y da luz sobre la creciente agudización de la confrontación interimperialista.
Con una propuesta basada en su indiscutible hegemonía económica, política y militar en un orbe sin fronteras para sus multinacionales y ejércitos, la política de la futura administración Trump tratará de compaginar las políticas de sobreexplotación de la fuerza de trabajo y expolio ilimitado y sin fronteras de los recursos naturales, con un fuerte impulso al proteccionismo comercial y a la demanda interna como palancas básicas del futuro desarrollo económico de los EE.UU.
Tarea que, garantizando la continuidad y agravamiento de las políticas de guerra y violencia propias del imperialismo yanki, le sitúa ante el reto de gestionar una contradicción (proteccionismo y hegemonía mundial) irresoluble en un sistema -el imperialista- que por naturaleza tiende a la globalización de los mercados y a la creación de diferentes polos económicos y políticos que luchan con todos los recursos a su alcance por defender sus cuotas de mercado y poder.

En consecuencia, denunciamos la miopía y la hipocresía política de quienes hablando desde difusos valores del llamado progresismo, lamentan la derrota de la candidata del Partido Demócrata. Olvidar las políticas desarrolladas por el Presidente Obama, manteniendo intactos los niveles de explotación laboral y exclusión social que padece gran parte de la clase obrera y el pueblo estadounidense es muy grave; pero olvidar lo que a todas luces es evidente, como es que sigue abierta la prisión de Guantánamo, que el Bloqueo contra Cuba sigue intacto, que el ejército norteamericano bajo su mandato ha participado en multitud de guerras y agresiones militares, que con su firma se han realizado cientos o miles de ejecuciones extrajudiciales, etc..., convierte la complicidad en crimen.
Tampoco es admisible anhelar o reivindicar los valores europeos en este momento, en el que de la mano del triunfo del chovinismo, el individualismo, la insolidaridad, la competitividad, la xenofobia, el machismo, el populismo y la agresividad ha triunfado la política del espectáculo, la estupidez y la incultura de los 140 caracteres. Contraponer la UE a lo que significa Donald Trump, es olvidar la absoluta implicación del polo imperialista europeo en las diversas guerras que arrasan al Planeta, el TTIP y el CETA, la valla de Melilla como expresión del cierre de fronteras exteriores, la conversión del Mediterráneo en la mayor fosa común de la Humanidad, a las multinacionales que sangran a millones de trabajadores/as en maquilas en África, Asia y América Latina, al más del 10% de parados y paradas en la eurozona y a los millones de trabajadores y trabajadoras europeos pobres que cobran salarios por debajo del valor de reproducción de la fuerza de trabajo.
La clase obrera y los pueblos del mundo no podemos engañarnos con falsos paraísos que, una y otra vez, nos hacen elegir entre lo malo y lo peor. Lo que necesitamos es poner fin a la actual espiral de sobreexplotación y pérdida constante de derechos. Lo que necesitamos es, sobre la única y exclusiva defensa de nuestros intereses, poner en marcha la contraofensiva general de la clase obrera y de los pueblos que, dando la vuelta radicalmente al escenario político y social actual, avance hacia un cambio de correlación de fuerzas que permita el inicio del fin de este sistema decadente, violento y corrupto, del que no podemos esperar nada positivo.
La movilización organizada de la clase obrera y de los pueblos, frente al imperialismo y sus capataces, abrirá el camino hacia un futuro diferente para la Humanidad, con justicia social y paz, sin violencia y sin explotación. ¡La lucha es hasta la victoria!
Madrid a 11 de noviembre de 2016