Maneras de contactar

Para contactar con nosotros upoaguilar@gmail.com
Puedes agregarnos en la red social de facebook: https://www.facebook.com/upoa.aguilardelafrontera




SOLIDARIDAD CON MARIO, JUNTOS LO CONSEGUIREMOS

SOLIDARIDAD CON MARIO, JUNTOS LO CONSEGUIREMOS
SOLIDARIDAD CON MARIO, JUNTOS LO CONSEGUIREMOS

UPOAguilarTV, nuestro canal de videotelevisión por internet.

17 de junio de 2016

PEDRO SANCHEZ: EL JOVEN MÁS VIEJO.-

Son tiempos turbulentos en la política. En una atmósfera de corrupción, EREs, financiaciones ilegales supuestas o contrastadas y demás triquiñuelas que salpican a los partidos del capital, obviamente los más "afeados" son los dos partidos "clásicos" desde la farsa de 1978: PP y PSOE.
Y bien es cierto que ante esta falta de credibilidad cada uno de ellos ha tirado de estrategias opuestas. Mientras el PP intenta ante todo exponer su "gran trabajo macroeconómico" como argumento de credibilidad, el PSOE se dedica a comportarse como el niño al cual los padres abroncan seriamente y que al final acaba pidiendo perdón y diciendo que no volverá a repetir lo que ha hecho tan mal, de una forma tan descarada y campechana que recuerda al rey emérito tras sus travesuras en Botswana.

Esta estrategia, obviamente, se acaba sustentando en toda una estructura para legitimar que tal promesa no acabará (por enésima vez) en la basura. Si bien en un paso se concretó en el cambio de cara (de la titubeante mirada de Rubalcaba al "joven y apuesto" Pedro Sánchez), donde más vemos esta faceta de niño arrepentido es en el discurso de los dirigentes de la formación y en las últimas campañas electorales. Así, el 24 de mayo del año pasado (municipales) se presentaban con el slogan "Gobernar para la mayoría", mientras que para el 20 de diciembre (generales) lo hacían con "Vota por un futuro para la mayoría". Para la pantomima de este 26 de junio, piden "un sí por el cambio", subiéndose al carro de los que piden el cambio.


Puede parecer, al copiar los discursos de partidos de nueva cuña, que es una estrategia novedosa. Pero nada más lejos de la realidad. Al PSOE solo le queda de nuevo las pocas canas que tiene su Secretario General. En 1982, cuando Felipe González alcanza la presidencia del gobierno, el PSOE ya pedía el voto "por el cambio"... que se materializó en la desindustrialización a lo largo y ancho del estado, en un "OTAN de entrada no" para acabar pidiendo el "Sí por el interés de España" en el referéndum de permanencia, en los casos de corrupción que escandalizaron a todo trabajador de este país y en la política de la cal viva para abordar el problema vasco.
Pero, a fin de cuentas, no estamos aquí para hablar del pasado, sino de la juventud, y de las propuestas que desde Ferraz realizan a los jóvenes, por cuyo voto (y el de sus padres y abuelos) suspiran. Aquí van algunas propuestas que afectan a la juventud sacadas del programa electoral del PSOE1:

1. En Educación, prometen derogar la LOMCE, aumentar las becas, fomentar la inclusión social en las aulas, ampliar la escolarización desde 0 hasta 18 años, fomentar la escuela laica, promover el consenso con comunidades autónomas y evaluar los centros, curriculos y personal docente... todo mediante el consenso con la comunidad educativa. A primera vista todo suena genial. Se da a entender que la derogación de la LOMCE conlleva realizar otra nueva ley educativa en vez de volver a la LOE, en una situación de cambios legislativos continuos que ya hartan a toda la comunidad educativa. El hecho de fomentar la escuela laica no supone necesariamente la eliminación de la que no lo es, y la evaluación de centros facilita la creación de centros de primera y de segunda (o tercera, cuarta, quinta...) que no contarán con las mismas oportunidades a ayudas. En cuanto a la FP, apuestan por aumentar las plazas en una FP integrada en el Proceso de Copenhague, lo que se traduce en una mayor "flexibilización y adaptación al mercado laboral" o, lo que es lo mismo, en una mayor explotación de los estudiantes en los centros de trabajo, como ya venía haciendo la FP Dual que critican en el programa electoral.

2. En Economía, dos son los aspectos fundamentales. El fomento del emprendimiento (lo cual significa, simple y llanamente, atraer a más trabajadores en convertirse en autónomos, con las consecuencias que ello trae) y el capital humano para la economía 4.0 (sic!), con propuestas tales como impulsar "la cultura del esfuerzo, de la cooperación y del emprendimiento". Francamente, hablarle de la "cultura del esfuerzo" a los jóvenes que han estudiado y trabajado a la vez porque no había becas, han estado trabajando más de 10 horas diarias en hostelería para poder mantenerse o han tenido que emigrar para tener un mínimo de dinero porque en su pueblo o ciudad hay paro me parece el mayor ejercicio de hipocresía posible.

3. También se mantiene el Plan de Garantía Juvenil, el cual se propone como "instrumento fundamental de activación de la juventud desempleada". Esto supone, básicamente, que la juventud que quiera trabajar debe sufrir contratos temporales, un salario menor a igual trabajo que otros trabajadores solo por ser joven y que los contratos que firmen van a beneficiar a los empresarios mientras suponen una mayor explotación laboral a los jóvenes.

4. Se apuestan por los sectores turísticos y de la comunicación, así como por la culminación de las grandes obras logísticas. Se está diciendo, claramente, que prometen un trabajo totalmente dependiente de la temporalidad del turismo y que se volverán a crear puestos de trabajo en construcción (puestos con fecha de caducidad).

5. También se apuesta en el programa por "la defensa a ultranza del mantenimiento de una Política Agraria Común fuerte" como estrategia para el sector primario, lo que ha conllevado al abandono de las comarcas rurales y el progresivo envejecimiento y despoblación de las mismas, cuando no la falta de futuro para la poca juventud que permancece en ellas.

Podríamos seguir hasta el infinito evaluando las propuestas del PSOE, pero sería reiterarse en la mítica frase de "cambiarlo todo para que no cambie nada". Porque el cambio que proponen desde las filas de la vieja socialdemocracia desde luego no es de fondo si se sigue apostando por la precariedad laboral, por el éxodo de los jóvenes de sus localidades de origen y por una educación que continúa la política del gobierno de Rajoy en educación, eliminando las cuestiones menos estéticas de la misma. Como bien dice el dicho, aunque la mona se vista de seda, mona se queda; y mal que pese a un servidor coincidir con los nuevos socialdemócratas, el único cambio que el PSOE podría hacer actualmente es entregar (como mínimo) la S y la O de sus siglas. Los lavados de cara no limpian tantas traiciones a los trabajadores.