Maneras de contactar

Para contactar con nosotros upoaguilar@gmail.com
Puedes agregarnos en la red social de facebook: https://www.facebook.com/upoa.aguilardelafrontera




parque agroalimentario

parque agroalimentario
PARQUE AGROALIMENTARIO

UPOAguilarTV, nuestro canal de videotelevisión por internet.

7 de junio de 2015

LAS PRÁCTICAS COMO HERRAMIENTA DE EXPLOTACIÓN DE LA JUVENTUD OBRERA

Cuando decimos que la burguesía aprovecha la crisis estructural del sistema capitalista para agudizar la explotación de la clase obrera no es mera palabrería. Tampoco bromeamos cuando aseguramos que, dentro de lo que viene a ser la clase obrera, la juventud es especialmente golpeada por las agresiones del enemigo de clase, sufriendo peores salarios y condiciones laborales más miserables si cabe.
Una de las herramientas de las que se valen los monopolios para extraer mayores ganancias de la juventud trabajadora son los contratos de prácticas.
Aprovechándose de que los jóvenes trabajadores dan sus primeros pasos en el mercado laboral, los empresarios sacan a relucir la excusa de la formación para imponerles condiciones de trabajo miserables.
El mayor logro de la burguesía en este aspecto es hacer creer a una mayoría de jóvenes de extracción obrera que estos contratos son beneficiosos, al menos en cierta medida, para ellos. Así lo corrobora un estudio elaborado y publicado recientemente por la OCDE, según la cual el 83 % de las personas jóvenes aseguraban que el contrato de prácticas les facilitan el camino hacia la obtención de un empleo.
Pero la realidad es amarga y lo cierto es que sólo el 33 % de las personas que trabajan contrato de prácticas mediante acaban quedándose en la empresa con otro contrato de tipo laboral y su sueldo correspondiente. El resto vuelven a engrosar las filas del paro.
Y es que los monopolios, de manera recurrente, utilizan este contrato para obtener mano de obra baratísima o incluso gratuita por un determinado período de tiempo, acabado el cual proceden a prescindir de ella y a renovarla, habiendo muchas personas dispuestas a ocupar ese sitio. El 58 % de los que curran en prácticas no perciben ningún tipo de salario por su trabajo. De la cifra restante, una inmensa mayoría obtiene una cantidad miserable, a todas luces insuficiente para sobrevivir.
Y mientras todo esto sucede, en las aulas de las universidades se repite machaconamente, casi como un mantra, a los estudiantes la necesidad de formarse al margen de las clases teóricas, adquiriendo experiencia laboral a toda costa. Se señala como algo positivo tener prácticas en cuarto o al acabar la carrera, aunque éstas sean gratuitas o aunque haya que pagar con ellas, que es lo que sucede en muchas ocasiones (pues los universitarios, por ejemplo, pagan la "asignatura" de prácticas, con sus correspondientes créditos).
Los datos que nos ofrece la OCDE muestran un panorama inquietante en lo que respecta a este asunto en España. Y es que nuestro país se sitúa entre las primeras posiciones dentro de la Unión Europea en cuanto a jóvenes trabajando con contrato de prácticas. Sólo es superada por Eslovenia.
Los medios de comunicación de la burguesía, lejos de denunciar la situación, la presentan como algo positivo. Aseguran que este hecho facilita la "transición" entre el mundo académico y el laboral.
Al reflexionar sobre este asunto, los comunistas no podemos evitar pensar en el modelo soviético, dónde los jóvenes acababan sus estudios universitarios y acto seguido pasaban al mundo del trabajo con un puesto asegurado en alguna empresa, percibiendo el mismo salario que los obreros de mayor edad y de cualificación similar. ¡Cuan diferente del panorama español, dónde acabamos los estudios y tenemos que buscarnos la vida en cualquier empresa realizando un trabajo casi esclavo!
La lógica del sistema nos atrapa en este callejón. La crisis de sobreproducción del sistema capitalista nos fuerza a hacer piruetas para lograr un empleo, por miserable que sea; en esa carrera de fondo todo cuenta. También el currículum. Multitud de jóvenes justifican los contratos en prácticas por su aportación al currículum. Tienen la esperanza de poder obtener, luego, un trabajo mejor y por ello aceptan, ¡qué remedio les queda!, ser explotados sin piedad por la burguesía.
Pero, desde luego, todos estos jóvenes no están contentos con su situación. Saben o notan que los empresarios se están aprovechando de ellos, que les están tomando el pelo, van atisbando lo insostenible de la situación actual.
Y es que la burguesía, conforme aumenta sus bárbaras condiciones de explotación, va creando las condiciones para que nos demos cuenta de la necesidad de superar la situación actual.


Domènec Merino es miembro del Comité de Redacción de Opinión de Tinta Roja.
Otros artículos de este autor son:
·         Las drogas blandas no son una alternativa, 04-03-2015
·         El "ascenso social" en el capitalismo, 11-01-2015
·         Consumo o consumismo, 28-12-2014
·         El lenguaje para llegar a las masas, 07-12-2014
·         Nada tiene que ver el comunismo con el nazismo, 23-08-2014
·         Los exámenes y el Plan Bolonia, 16-01-2014.