Maneras de contactar

Para contactar con nosotros upoaguilar@gmail.com
Puedes agregarnos en la red social de facebook: https://www.facebook.com/upoa.aguilardelafrontera




4D

4D
4D

UPOAguilarTV, nuestro canal de videotelevisión por internet.

8 de octubre de 2010

Volver a nacer CHE

Solo a hombres excepcionales les es dado el raro privilegio de volver a nacer y, como la mitológica Ave Fénix, erguirse de entre sus propias cenizas para retornar, inmortal, y quedarse para siempre en el reino de la vida.
Ernesto Guevara de la Serna es uno de esos seres privilegiados. Vino al mundo el 14 de junio de 1928 en la localidad argentina de El Rosario, provincia de Santa Fe.
Este verano se conmemoró el aniversario 75 del suceso. Estudió medicina con la ilusión de aliviar el dolor de los menesterosos. Pero su andar infatigable llenó sus ojos y rebosó el pensamiento con verdades trascendentes: No bastaba una conducta aislada. Para curar los grandes males de la sociedad era obligado sembrar conciencias, ahorrar quejas, multiplicar acciones.

Transitó durante 39 años por diversos parajes, proyectando energía, expresada en la voluntad de esgrimir ideas y empuñar fusiles para combatir junto a los pobres.
A Cuba llegó vistiendo uniforme guerrillero en la tropa heroica del yate Granma, comandado por Fidel Castro, y entre cubanos cabalgó montañas. Junto a Camilo Cienfuegos, otro de la misma estirpe, invadió el occidente y en la clarinada del 59 comprobó la validez de la tesis de José Martí: para ganar la paz era menester volver a hacer la guerra necesaria.

Seis años más llenaron su inquieto andar cubano entre trajines gubernamentales y proyectos guerrilleros. En ellos dejó constancia de una brillante inteligencia y carácter intransigente, en extremo austero, primero que todo consigo mismo.
Todo el país vibró cuando el tres de octubre de 1965 el Comandante en Jefe Fidel Castro, en el acto de constitución del primer Comité Central del Partido Comunista de Cuba, dio lectura a su carta de despedida.

"... Otras tierras del mundo reclaman el concurso de mis modestos esfuerzos. Yo puedo hacer lo que te está negado por tu responsabilidad al frente de Cuba y llegó la hora de separarnos.

"...Sépase que lo hago con una mezcla de alegría y dolor, aquí dejo lo más puro de mis esperanzas de constructor y lo más querido entre mis seres queridos... y dejo un pueblo que me admitió como un hijo; eso lacera una parte de mi espíritu. En los nuevos campos de batalla llevaré la fe que me inculcaste, el espíritu revolucionario de mi pueblo, la sensación de cumplir con el más sagrado de los deberes; luchar contra el imperialismo dondequiera que esté; esto reconforta y cura con creces cualquier desgarradura."
Che se marchaba de Cuba. Contaba 37 años de edad. Llevaba consigo la vocación de Bolívar y un puñado de hermanos guiados por la estrella martiana. Surgía una nueva etapa en la vida del Guerrillero convertido así, en el más famoso de la historia.
Tras dos años de incertidumbre, en que la presencia beligerante de Che y su Guerrilla en tierras sudamericanas fue una pesadilla para los oligarcas, llegó la noticia de su muerte.
En la última página de su diario de campaña se lee: "...Salimos los 17 con una luna muy pequeña". Era la madrugada del siete de octubre de 1967. Al otro día, en la Quebrada del Yuro, herido y con el fusil inutilizado, fue capturado y obligado a subir por la pendiente escabrosa, de unos dos kilómetros, hasta La Higuera.
El nueve de octubre fue asesinado. Contaba 39 años de edad. A partir de entonces a ese apelativo se añadiría el de un símbolo trascendente: El Guerrillero Heroico.
Cuando sus restos fueron hallados 30 años después, en la localidad boliviana de Valle Grande, la imagen inmortal ya multiplicada desde hacía décadas recorría el mundo, lideraba mítines obreros y campesinos, encabezaba marchas triunfales, inspiraba acciones redentoras en todas las latitudes.
Y también entre rejas, alimentando la esperanza y la lucha de los que guardan prisión injustamente, su vida es fuente de inspiración y resistencia.
Ejemplo fehaciente del poder que ejercen los que han tenido ese raro privilegio de volver a nacer está presente en los Cinco Héroes cubanos prisioneros en cárceles norteamericanas: Gerardo Hernández, René González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González.
Desde las celdas iluminadas con la luz de la verdad, ellos unen sus voces a las del pueblo y junto a los hombres honestos que luchan por la paz y la justicia social en cualquier rincón del mundo, rinden su mejor homenaje a Che, expresándole:



¡Hasta la victoria siempre, Comandante!



tovarik militante del PCPE