Maneras de contactar

Para contactar con nosotros upoaguilar@gmail.com
Puedes agregarnos en la red social de facebook: https://www.facebook.com/upoa.aguilardelafrontera




SOLIDARIDAD CON MARIO, JUNTOS LO CONSEGUIREMOS

SOLIDARIDAD CON MARIO, JUNTOS LO CONSEGUIREMOS
SOLIDARIDAD CON MARIO, JUNTOS LO CONSEGUIREMOS

UPOAguilarTV, nuestro canal de videotelevisión por internet.

3 de diciembre de 2016

LA PROLETARIZACIÓ DE LAS PROFESIONES LIBERALES

Cinco años de Carrera. Dos años de Máster. Más de seiscientas horas de prácticas no remuneradas. Pero, por fin, después de tantos sacrificios (personales y económicos), consigues tu primer trabajo. O mejor dicho, tu primer trabajo en aquello para lo que te has formado.
Probablemente, para llegar hasta aquí has tenido que pasar un duro proceso de selección, o quizás convenciste a tu jefe con tu trabajo tras superar el periodo de prácticas. En fin, muchísimo esfuerzo que se concentra en un momento.
Tú, como yo, creciste en una familia de clase obrera en la que sigue existiendo el mito de que los problemas que sufren tus padres se deben a que, en su momento, no quisieron o no pudieron estudiar. Por tanto, para ellos, el primer universitario de la familia es como un bálsamo a todos sus males, al fin y al cabo, sus hijos no tendrán que pasar por lo que ellos pasaron.


Con todo ello, la ilusión por empezar tu carrera profesional es enorme, y es por eso que cuando te encuentras con la cruda realidad, el golpe es durísimo.
Lo primero de lo que te das cuenta es de que tus condiciones laborales son iguales o peores que las que tienen tus amigos en trabajos no cualificados, o de las que tú mismo tenías hace bien poco en tu anterior trabajo.
Lo segundo de lo que te das cuenta es de que la idea de que vivirías "de puta madre" se ha evaporado rápidamente de tu cabeza y que, excepto por la parte física del trabajo, no vivirás mejor que tus padres.
Lo tercero de lo que te das cuenta es de que tus planes se acaban de convertir en objetivos a largo plazo y la emancipación tendrá que esperar algún año más, por lo menos hasta que encuentres a alguna persona con la que compartir tu vida porque, por desgracia, las condiciones que nos imponen hacen que la vida no se comparta por amor o por lazos de amistad, sino por una imperiosa necesidad económica.
Así, cualquier persona que haya llegado desde una familia de clase obrera al mundo de los profesionales liberales, al mundo de los trabajadores con estudios superiores, sabrá identificarse perfectamente con estas palabras, porque el trabajar con una retribución “a convenir”, dándote de alta como autónomo aunque trabajes para tu jefe, cobrando el salario mínimo interprofesional, o incluso por debajo, y todo ello bajo la perfecta justificación de que "estás empezando" y "mejor eso que nada", son el pan nuestro de cada día.
Por tanto, la cuestión primordial aquí es saber por qué se ha llegado a esta situación y saber qué tenemos que hacer para cambiarla radicalmente.
Respecto a la primera cuestión, la realidad es clara, y es que la proletarización de las capas medias avanza a marchas forzadas.
La crisis capitalista, el 50% de paro juvenil, la nula sindicación, son causas de la situación actual, así como la guerra ideológica del "es el primer trabajo", "te sirve para coger experiencia", sirven para que no se ataque estas causas y se acepten como normales.
Respecto a qué hacer, la propuesta es clara: organizarnos en cada centro de trabajo, en cada sector, para que nadie se tenga que ver forzado/a, con o sin estudios superiores, a tener una vida miserable, a aceptar como normal lo inaceptable, a adaptarse a la explotación y tratar de convivir con ella.
Es eso, o un día ser nosotros los que, como nuestros padres hoy, nos llevemos la hostia de que nuestros hijos e hijas todavía vivirán peor que nosotros.

Luis Muñoz Gutiérrez