Maneras de contactar

Para contactar con nosotros upoaguilar@gmail.com
Puedes agregarnos en la red social de facebook: https://www.facebook.com/upoa.aguilardelafrontera




parque agroalimentario

parque agroalimentario
PARQUE AGROALIMENTARIO

UPOAguilarTV, nuestro canal de videotelevisión por internet.

11 de mayo de 2016

PACTO PODEMOS-IU: UN NUEVO ENVOLTORIO ELECTORAL PARA EL ENGAÑO.-

Poco han tardado en ponerse de acuerdo los representantes de la nueva socialdemocracia y del oportunismo de siempre. Y no es de extrañar. Más allá de la lucha por el número de sillones que ocupe cada cual, ambas fuerzas expresan los mismos intereses. Los trabajadores y trabajadoras de nuestro país nada deben esperar de ese acuerdo dirigido a sembrar falsas ilusiones y a arrojar arena a los ojos de nuestra clase obrera.

Lo primero es lo primero: los sillones.
Esta misma tarde Pablo Iglesias y Alberto Garzón sellaban el preacuerdo entre sus equipos negociadores con un fuerte abrazo. Por fin han dado con la clave para resolver los problemas de nuestro pueblo: Podemos contará con 5/6 de los escaños que alcancen e Izquierda unida con 1/6. Esa proporción mágica se combina con el que cada cual recupere de la subvención electoral lo que haya pagado durante la campaña, con una propina de un 5% para IU.

Como en 1982: ¡Juntos Podemos! El oportunismo de Izquierda Unida, al igual que antes sucediera con el PCE carrillista, no tiene límites. Primero el pacto con la nueva socialdemocracia, tras las elecciones el pacto con la vieja.
¿Programa, programa, programa?
Tras superar el escollo principal ya habrá tiempo de hablar del programa. Y todo ello, muy al estilo del oportunismo 2.0 que representan: ratificado por las bases de ambas estructuras mediante un voto cibernético en el que se pide el apoyo para un pacto sin programa. Y no es de extrañar, pues mientras en la campaña electoral de diciembre unos representaban “lo transversal” otros se definían “de izquierda”. ¡Qué más dará! Ahora se llamarán “transversales de izquierda” o cualquier otra estupidez “que venda”. El programa que finalmente se defienda será siempre el que aconsejen las encuestas. Además, mejor defender estar en la OTAN y no lo estar, más votos inconscientes que se atrapan.
Y al final ya se sabe: el pacto con el PSOE obligará a renunciar sobre lo ya renunciado y, como es sabido, adornado por las necesarias medidas de cara a la galería, el programa será definido donde siempre: en los centros de poder real del capitalismo monopolista. Ante la ausencia de un programa común de la coalición, cada cual contará su historia al electorado, y si se alcanza el programa de “fuerte contenido social” se escribirá, como el griego, en papel mojado.
Pero lo básico de la novísima coalición de coaliciones, según reza en su preacuerdo, es lo siguiente: “Aspira a un nuevo marco constitucional que ponga al ciudadano o ciudadana en el centro de la política”. O sea, una reforma de la Constitución capitalista de 1978 igualmente capitalista. Justo lo que las clases dominantes necesitan en un momento de intensa crisis del aparato estatal. Y ¡qué mejor que con el concurso de la “izquierda radical”!
Una máquina electoral para sembrar frustración.
Lo que se está configurando es una maquinaria electoral bajo la falsa bandera del famoso sorpasso. Pero en esta ocasión, en vez de a la italiana siguiendo la estela de Enrico Berlinguer en 1976, se da siguiendo la estela griega de Syriza y su sorpasso al PASOK en 2015.  
Respecto a lo sucedido hace ya cuarenta años con el PCI poco hay que decir que no se haya dicho ya. Respecto a lo que está haciendo el gobierno de la socialdemocracia en Grecia la huelga protagonizada por la clase obrera helena el 8 de mayo y la forma en que fue reprimida por la policía de Tsipras son todo un ejemplo. No hay medida contra la clase obrera a la que se haya resistido ese gobierno, que por lo demás refuerza día a día su colaboración con EEUU, el sionismo israelí y la OTAN; además de participar abiertamente de la masacre que se comete a diario contra los refugiados que llegan a las fronteras griegas huyendo de la guerra imperialista.
Aprender de la experiencia propia y de la ajena.
Debemos aprender de nuestra propia experiencia. Y, si la coalición del ¡Juntos Podemos! llega al gobierno pactando con el PSOE, no hay duda de que lo haremos más temprano que tarde. Se constituirá un gobierno burgués de refresco con el concurso de la nueva socialdemocracia y el oportunismo, en una u otra posición. Más allá de algunas medidas cosméticas y seguramente espectaculares, como lo fue patético el OXI del primer ministro griego en el referéndum trampa, se aplicarán nuevas medidas en contra de los intereses de la clase obrera y de las masas populares. Que nadie lo dude. Por tanto, miremos a Grecia y aprendamos también de esa experiencia que, durante la campaña electoral, algunos tratarán de evitar.
Como en otros momentos a lo largo de la historia, sin ir más lejos en el 82 del ¡Juntos Podemos!, la socialdemocracia acude en auxilio del capitalismo cuando este sistema criminal más lo necesita. Tratarán de canalizar el descontento popular a los cauces del parlamentarismo burgués, a golpe de falsas promesas, de sembrar falsas ilusiones. Tratarán de desmovilizar. Y, si no hay alternativa, llegará inevitablemente la frustración de los muchos que honestamente han depositado su confianza en estas fuerzas tramposas. Con ello prepararán las condiciones para una salida aún más reaccionaria a la crisis. Debemos impedirlo.
¡Ninguna confianza en la nueva socialdemocracia!
No nos dejemos engañar. No hay salida para la clase obrera en el capitalismo. Ningún gobierno burgués respetará los intereses de los trabajadores y trabajadoras, de la inmensa mayoría social. Los sectores que no se dejan atrapar por las falsas ilusiones oportunistas y socialdemócratas deben reagruparse en torno al Partido Comunista de los Pueblos de España, deben llamar al voto comunista.
La tarea del momento es preservar la independencia de la clase obrera, mediante un programa político ajustado a las necesidades inmediatas del pueblo, defendido intensificando la lucha de masas, enfrentando las falsas ilusiones con argumentos, generando las condiciones que permitan, más temprano que tarde, disputar el poder. Porque, al fin y al cabo, esa es la pregunta que debemos hacernos quienes  vivimos de nuestro trabajo: ¿qué clase está en el poder? Porque con el ¡Juntos Podemos! o sin él, se mantendrán en el poder los explotadores y ladrones de toda condición y de todo color político.
Hay que decir ¡basta! Nuestra clase obrera y los sectores trabajadores de nuestro pueblo están en condiciones de producir todo lo necesario para satisfacer las necesidades populares. Debemos luchar por la socialización de los medios de producción, para que sea esa misma clase obrera que todo lo produce quien dirija y controle, evitando que los beneficios vayan a manos de una parasitaria oligarquía en vez de atender de forma inmediata las necesidades de nuestro pueblo. Debemos  romper con la Unión Europea de los monopolios y con esa alianza criminal que es la OTAN, debemos defender una política de paz, basada en la solidaridad internacionalista.  Debemos cambiar la correlación de fuerzas para un nuevo poder, obrero y popular, al servicio de las mayorías.
No cabe duda de que, como siempre a lo largo de la historia, desde los altavoces y las tribunas cedidas por el poder, apelarán a la “unidad de la izquierda” alegando que el momento es histórico. Nosotros y nosotras, comunistas, seguiremos defendiendo el nuevo rumbo, el único que permitirá superar la barbarie.
¡En pie y a combatir!
¡Ni falsos cambios, ni falsas ilusiones!

¡El voto obrero y popular por el poder obrero y popular!