Maneras de contactar

Para contactar con nosotros upoaguilar@gmail.com
Puedes agregarnos en la red social de facebook: https://www.facebook.com/upoa.aguilardelafrontera




4D

4D
4D

UPOAguilarTV, nuestro canal de videotelevisión por internet.

5 de julio de 2013

EL GOLPE DE ESTADO DE EGIPTO Y LAS ANALOGÍAS CON LA SITUACIÓN ESPAÑOLA

Lo que está pasando en Egipto en los últimos días me deja completamente anodadado. Más que eso. Estoy alucinando en colores, como si me hubiese atiborrado de sustancias psicotrópicas y me hallase en medio de un mal viaje. Esa es la sensación que tengo.  

Hace apenas un par de años, las mujeres y hombres de Egipto se alzaron masivamente contra Mubarak porque querían elecciones libres, libertad y justicia, acabar con la corrupción y las injerencias extranjeras en su país. En una palabra: querían democracia. Y hubo elecciones. Y mal que le pese a Occidente, las ganaron los Hermanos Musulmanes, con Morsi a la cabeza.

Un año después de aquellas elecciones, una gran parte del país está descontenta con su presidente. Y seguro que hay muchas voces que piden que se vaya. No lo dudo ni un instante. Pero el presidente Morsi tiene toda la legitimidad del mundo. No se puede olvidar que ganó las elecciones con unos resultados aplastantes hace apenas un año. Que quede claro que yo, personalmente, no siento ninguna simpatía por los Hermanos Musulmanes, pero tampoco la siento por el Partido Popular.
Juguemos por un instante a la política ficción. El parecido entre Egipto y España es digno de mención. También en nuestro país gobierna un Presidente que fue elegido hace poco más de un año, con una amplia mayoría; también aquí las políticas impulsadas por el ejecutivo gozan de un amplio rechazo entra la población y también se han producido cientos de manifestaciones en contra.
¿Alguien en su sano juicio se imagina una situación análoga a la egipcia en España? ¿Alguien en su sano juicio se imagina al ejército español lanzando un ultimátum similar al que han lanzado las fuerzas armadas en Egipto? ¿Alguien se imagina que los militares españoles decidieran por su cuenta y riesgo que el Presidente Rajoy ya no es el Presidente del Gobierno y que, a partir de ahora, ese cargo lo ocupará Francisco Pérez de los Cobos, Presidente del Tribunal Constitucional?  ¿Alguien se imagina que se declarase ilegal al Partido Popular y que se clausurasen sus sedes y sus medios de difusión? ¿Alguien se imagina un golpe de estado como el que tuvo lugar ayer en el país africano en España?
Lo más alucinante de todo este asunto es que ningún jefe de estado o de gobierno de cierta envergadura haya dicho ni una sola palabra en contra, incluido Rajoy, a quien se le llena la boca con la palabra “democracia”, pero a la que le otorga un extraño significado. Si son amigos míos, si, si no lo son, no. Que la diplomacia norteamericana y británica no se siente nada cómoda ni con Morsi ni con los Hermanos Musulmanes es un hecho innegable. Eso es algo que ya sabíamos de antemano porque ya lo habíamos visto en Argelia cuando el FIS ganó las elecciones en diciembre de 1991 o en la Venezuela del Comandante Chávez.  

Mientras tanto Egipto, ese país repleto de Historia y de maravillas naturales y monumentales, va de cabeza a una guerra civil. Europa, en su línea habitual de mamporrero del Imperio, agacha la cabeza y mira hacia otro lado. Y los Estados Unidos mueven los hilos de sus marionetas sin cortarse un pelo. Asco de mundo.
Rafael Calero Palma